Uso Industrial de la Linaza

By | March 26, 2012

El lino se ha cultivado desde la antigüedad para la extracción de las fibras y aceite. El aceite se utiliza fundamentalmente en la industria de pinturas y barnices por su capacidad de secado rápido, lo que conlleva la formación de una capa protectora de los factores ambientales. De ahí que se utilice para proteger la madera, el hierro u otras superficies expuestas a los factores ambientales. Este mismo aceite entra como componente principal en la fabricación del linoleo, un tipo de producto impermeable que se utiliza para cubrir suelos.

De las fibras del tallo de esta planta se optiene un hilo con el cual se pueden fabricar telas. El proceso puede realizarse industrial o manualmente. En el último caso, se permite que la planta cortada quede expuesta a las condiciones ambientales para que la fermentación natural descomponga la planta y permita separar la fibra vegetal de otras partes no deseadas. Con ella, depues de distintos procesos manuales en los que se prepara adecuadamente, se elabora un hilo natural que se utiliza para la fabricación de una tela similar al algodón, aunque más fuerte, más lisa al tacto y, como aquella, muy fresca y absorbente. Como fibra textil, el lino comenzo a cultivarse hace unos 5000 años. Tuvo mucha importancia dentro del imperio Egipcio ya que las momias eran enterradas con telas de lino. Posteriormente los Romanos extendieron su cultivo a lo largo de todo su imperio. El máximo momento de utilización aparece con la industralización. Posteriormente, el descubrimiento de las fibras sintéticas y el predomino del cultivo del algodón relega la producción de esta fibra y el cultivo de la planta a un segundo término.